Hola

Bienvenidos

Síguenos

Psicología Inversa

Psicología Inversa

Muchas veces los padres de familia nos encontramos quejándonos de lo desobedientes que son nuestros hijos, sin darnos cuenta que la solución puede estar en cómo nos relacionamos con ellos.

La psicología inversa es una técnica conductista basada en el denominado psicoanálisis trasvestido, que reemplaza las figuras del ego, el yo y el superyó por el niego, el no y el supernó. Se utiliza principalmente para obligar a los niños a ingerir alimentos podridos y productos de limpieza, siendo otras importantes aplicaciones el control de tránsito y la profesión más antigua del mundo.

EN LOS NIÑOS

La obediencia real nunca irá de la mano con las órdenes o las prohibiciones. Si para que tu hijo haga lo que tú crees es lo más conveniente le obligas, lo más probable es que te haga una pataleta, que haga lo contrario a tus espaldas o que grite, llore y se niegue.

El secreto está en usar la psicología inversa por la cual en vez de imponerte, le haces ver de manera creativa que aceptar lo que le dices le beneficiará de manera directa. Ofrécele alternativas que lo dirijan hacia esa acción, para que lo vea como lo que más le conviene.

Evita usar frases que empiecen con “si no haces tal cosa…”, o verbos y tonos impositivos como “cállate”. Eso los arrincona y les deja la desobediencia como única salida. Cámbialos por “recuerda que… “, “te parecería mejor esto que lo otro”, “te perderías de..”, “ahora hacemos esto y luego, cuando tienes más tiempo, lo otro”.

También puedes usar las preguntas y respuestas para guiar a tu hijo. Con este tira y afloja percibirá que es él quien toma sus propias decisiones.

Claro que no es sencillo dominarnos. Te demandará una dosis de paciencia y mucha imaginación. Pero manejando la relación con tu hijo desde esta perspectiva te podrás ahorrar muchos malos ratos.

Ejemplo

Papá (a su hijo) – ¿Me das un beso?
Hijo (a papá) – … de nada, de nada, de nada
Papá (efusivamente a su hijo, con cara de pícaro) – Ni se te ocurra darme un beso, está claro, ¡no me des un beso!
Hijo – muac, muac, muac (este sería el sonido de muchos besos)
Esta técnica de persuasión se llama Psicología inversa, y basicamente se trata de intentar conseguir algo de una persona, indicándole justamente que haga lo contrario a lo que deseamos. Aquí un video ya  muy famoso en YouTube, que muestra claramente cómo los niños son tan espontáneos y divertidos. Éste es sólo un ejemplo ligero de cómo se aplicó la Psicología Inversa, pero no garantiza que funcione en otra situación o en niños más grandes.


EN LOS ADULTOS

En Microsiervos se colocó el link en la web principal. Pero la historia ya la conocía de Segu-Info, donde ya se había realizado un experimento de este tipo colocando un cartél en el home del sitio que decía “Haz click aquí e inféctate GRATIS”.

Lo peor de todo es que el resultado en este caso es tan asombroso como lo cuentan en Segu-Info e imagino habrá sido también en Microsiervos. Más de 90 personas hicieron clic en la inscripción en la semana en Mundo Binario. Me pregunto que lleva a una persona a hacer clic en un link que indica “no hacer clic aquí”.Es verdad que muchos habrán observado que el link llevaba a un sitio probablemente inofensivo y otros confiarán en los contenidos que publica Mundo Binario. Pero de todas formas habrá un porcentaje de gente que habrá hecho caso omiso de lo que indicaba el mensaje.

Esta técnica de persuasión  basicamente se trata de intentar conseguir algo de una persona, indicándole justamente que haga lo contrario a lo que deseamos. Esta técnica es utilizada en cualquier ámbito pero en la tecnología es muy utilizada para ciertos tipos de ataques maliciosos a través de la red. Es una técnica para explotar la ingeniería social y utilizar la “complicidad” del usuario para lograr los fines deseados.

Como verán, el “cliqueo” parece un vicio pero siempre hay que hacer un parate y pensar qué estamos haciendo. Qué hay del otro lado no lo sabemos y no podemos basarnos en una confianza ciega y dejar nuestra seguridad librada al azar o la bondad de un tercero.

EN EL TRABAJO

Uno de los ámbitos en que más exitosa ha sido la psicología inversa es en el desarrollo de la conducta laboral en las empresas.  Muchos, al saber esta debilidad que poseemos los seres humanos, utilizan la psicología inversa para crear reacciones contrarias a lo que queremos, con el fin de sacar ventaja.

Hay muchas variantes de psicología inversa, desde la falsa modestia hasta la propia auto-destrucción con el fin de llamar la atención.La falsa modestia y la psicología inversa son usadas por todos en cualquier momento. Por ejemplo, cuando le dices a otra persona…”Yo se que esta ropa me queda fea, pero no me importa mucho.” Obviamente, la reacción que se busca es que el otro le diga que no, que te queda bien, que no debes preocuparte.

En el trabajo también es aplicable la teoría de la psicología inversa. Los vendedores a menudo utilizan muchas de ésta técnicas para vender un producto o para convencer al cliente que es lo mejor para él. Intente utilizar estas técnicas de psicología inversa a la hora de vender y verá que efectos positivos tiene.

En esa parte existe la buena fe del asunto, pues simplemente se quiere una reacción positiva de la búsqueda de atención que el otro no te quiso dar de forma natural. Pero otros caen en el engaño negativo de gente sin escrúpulos que lo que quieren es sacar ventaja, sea vendiéndote un producto que no sirve para nada o hacerte entrar en compromisos económicos que sólo sirven para su beneficio.Y así todo el mundo engaña para bien o para mal. Y la parte difícil es identificar quién es quién en este asunto.
Referencia
Sin Comentarios

Publica un Comentario