Hola

Bienvenidos

Síguenos

El Hábito del Deporte en los niños

El Hábito del Deporte en los niños

Muchos de los problemas graves que acechan a nuestra sociedad hoy en día, son consecuencia directa de la falta de planificación, y los padres no estamos exentos de responsabilidad. Inculcar hábitos es un rol fundamental ligado a la paternidad, y cuando lo descuidamos, nuestros hijos son los que pagan las consecuencias.

Un ejemplo de esto es la falta de educación en el hábito del deporte. Las consecuencias no se hicieron esperar, la obesidad se ha incrementado a niveles alarmantes, cerca del 20% de nuestros adolescentes son obesos, con la consiguiente disminución de su rendimiento físico, el aumento de las patologías asociadas a esta enfermedad y a la disminución de la autoestima, problema de por si muy presente en este grupo etario.

Por otro lado el sedentarismo, la dificultad de sociabilizar y el individualismo de nuestros niños y jóvenes se ha incrementado con el uso de la televisión y las computadoras, importantes inventos de la humanidad, que hoy se utilizan muchas veces sin criterio ni control.

El deporte como juego, es una actividad recreativa enriquecedora que trae inmensos beneficios en lo físico, en lo mental y en lo espiritual. Mezcla lo lúdico con la competencia, la hidalguía con el ansia de triunfo, enseña a conocer nuestras limitaciones y habilidades, y nos empuja muchas veces a superarnos. No importa si se trata de la práctica de deportes de alto rendimiento o de un juego entre amigos, cualquiera que vaya periódicamente a un gimnasio, haya corrido una maratón o se junte a jugar una “cascarita” comprenderá este concepto.

El deporte por sobre todo inculca valores, y los padres somos quienes debemos estimular su práctica con el ejemplo y la pasión desde la primera infancia, al principio debe comenzar siendo un juego, para luego convertirse en un hábito. Es cierto que nuestras actividades se han incrementado exponencialmente, cada vez tenemos menos tiempo y más stress, pero como repito en el consultorio: “nuestros hijos son lo que nosotros hacemos de ellos”, y esta regla no hace excepciones, en el hábito del deporte también tenemos tanta responsabilidad como en el hábito del estudio mismo.

Amistad, trabajo en equipo, esfuerzo, disciplina, honor, recompensa, son huellas que deja el deporte en nuestros hijos y que les permitirá ser exitosos en la carrera que emprendan.

Hasta aquí el problema y aunque parezca increíble la solución es muy sencilla. Recordemos la alegría que nos generaba ir a la plaza con nuestros padres o cuando nos llevaban al club y alentaban desde un costado.

Existen centenares de clubes de barrio o gimnasios, donde nuestros hijos puedan iniciarse en la practica deportiva, o sino simplemente tenemos la posibilidad de usar plazas y paseos públicos donde podemos andar en bicicleta, correr detrás de una pelota o simplemente pasear un rato.

En la mayoría de las instituciones educativas los padres organizan encuentros deportivos y que mejor que compartir ese momento con los hijos, y si esto aún no se hace en el lugar donde sus hijos estudian, esta es una buena oportunidad para organizar algo que les traerá beneficios a muchos otros padres e hijos.

Hágase de un tiempo para practicar deporte con sus hijos o acompáñelos a realizar sus actividades, no se necesita ser un as del deporte para pasar un buen rato en familia y no tenga duda de que el tiempo invertido en esto tendrá una recompensa enorme.

1 Comentario
  • Alexis
    Posted at 16:52h, 16 abril Responder

    Mis hijos siempre han practicado deporte pues les gusta y lo disfrutan y yo siempre trato de estar al pendiente de ellos en todo lo que necesiten: entrenamientos, uniforme, alimentación y más. Los invito a unirse a esta comunidad de padres deportistas http://www.facebook.com/ZucaritasAlimentasuGarra

Publica un Comentario