Hola

Bienvenidos

Síguenos

¡Mi hijo ya no quiere estudiar!

¡Mi hijo ya no quiere estudiar!

Muchos adolescentes pierden el interés por sus estudios, al menos durante algunas épocas. No es nada infrecuente que los padres descubran de pronto que sus hijas o hijos adolescentes rechazan la escuela y no muestran afán por sus clases.

En la mayoría de los casos estas situaciones suelen ser temporales. Tienen mucho que ver con los cambios que sufren los chicos en la adolescencia. Es un periodo en el que el adolescente está comenzando a ser adulto, en el que vive profundas transformaciones biológicas y alteraciones emocionales. Y esos cambios provocan en muchos chicos una profunda inquietud y, a veces, algunas dudas sobre su futuro e incluso sobre su presente.

Los padres de familia necesitan estar siempre al pendiente del estudio de sus hijos; ¿cómo van en sus materias? ¿cómo se llevan con sus profesores y compañeros? ¿qué clases se les facilitan o dificultan?, entre otros intereses para poder motivarlos día a día en su desempeño pero, ¿qué pasa cuando quieren dejar los estudios?

En la vida de un adolescente la escuela es una de las partes más importantes así que no es raro que cuando surgen dudas sobre muchas cosas, también aparezcan sobre la escuela. Pero, como en casi todo de la vida de tu hijo adolescente, tú estás ahí para ayudarle.

Está comprobado que  las personas que abandonan los estudios tienden a cerrar un amplio campo de oportunidades y consecuente a ello son menores sus ingresos monetarios, en cambio, todo aquel  profesionista preparado cuenta con más posibilidades.

Es importante conocer el por qué de la situación, aquí algunos puntos que debes tomar en cuenta para conocer qué desmotiva a tu hijo en sus estudios.

  • Un compañero de clase lo molesta.
  • No tiene círculos de amigos para socializar.
  • Un maestro lo exhibió o no se lleva bien con él.
  • No puede leer o escribir bien debido a la vista, dislexia o algún síndrome que desconozcan.
  • Le parece muy aburrido el método de enseñanza de esa escuela en particular.
  • Tu hijo puede sufrir del Síndrome de Deficiencia de Atención.
  • Puede tener un coeficiente mental elevado y por ello no presta atención.

Sabemos que en la actualidad, con la caída de muchos paradigmas con respecto a las profesiones tradicionales y al cambio en el mercado laboral, hay opciones de realizar carreras cortas que tienen mucho futuro. Por ello es bueno que los padres y adolescentes se informen sobre la enorme gama  de carreras actuales que hay.

Existen profesionales que pueden ayudar a tu hijo o hija a volver a ponerse a la altura de sus compañeros y sus maestros y consejeros podrán informarte de cómo puedes encontrarlos. Y seguro que la situación puede volver a la normalidad.

Y recuerda, lo más importante es que hables con tu hija o hijo adolescente, de la escuela y de todo porque así nada de lo que le ocurra te tomará por sorpresa y podrás prevenir las situaciones que pudieran volverse peligrosas para él.

 

 

 

 

1 Comentario
  • Liliana
    Posted at 10:00h, 04 febrero Responder

    Cuanta razón tiene tu artículo, gracias

Publica un Comentario