Hola

Bienvenidos

Síguenos

Los niños y las golosinas

Los niños y las golosinas

Contra lo que dice el refrán, no es tan fácil quitarle un dulce a un niño, sobretodo cuando hemos sido los propios padres los que le hemos educado en usar el dulce como único alivio a sus necesidades.

Antes que nada, hay que entender que los dulces no son enteramente malos, ya que proporcionan la energía que el cuerpo necesita para continuar. Pero hay dos cosas que debemos tener en cuenta cuando le damos un dulce a nuestro hijo: Cuándo se lo damos y por qué se lo damos.

Se sabe que el cuerpo de un niño necesita consumir hidratos de carbono (que producen azúcar) hasta que estos representen el 50% del total de nutrientes que consume diariamente. El problema aparece cuando se consumen de manera desordenada. Hay un mecanismo de regulación del apetito que se llama la hipoglicemia, que nos genera la sensación de hambre en la mañana y en la tarde.

Los dulces elevan los niveles de azúcar en la sangre hasta lograr un grado de glicemia considerado normal, con lo que se anula la sensación de apetito. Si un niño consume bizcochos, chocolates, galletas y todo tipo de dulces en la mañana, es lo más normal que a la hora del almuerzo no tenga hambre. Puede que no varíe su peso pero estará privándose de otros nutrientes que su cuerpo necesita, como las proteínas, grasas, minerales y vitaminas.

Por otro lado, si nos hemos acostumbrado a darle dulces a nuestro hijo para calmarlo cuando estaba intranquilo, o cuando queríamos que hiciera o no hiciera algo, pues no nos sorprendamos de que suelan recurrir a ellos; a los niños les gusta mucho repetir sensaciones y experiencias agradables. Cuando nuestro hijo nos pida dulces, lo primero que debemos pensar es por qué lo pide; qué es lo que está pidiendo en realidad: Compañía porque se siente solo, quiere entretenerse, una caricia, un espacio mayor para su actividad vital.

Los dulces están por todas partes, por lo que sería inútil tratar de borrarlos de sus vidas. Pero sí podemos restringirlos, disminuyendo su consumo entre comidas, distrayéndolos con otras actividades y brindándole nuestra cercanía y afecto. Dárselos después de las comidas sí, pero no como premio por comerse lo anterior; estaríamos formando la idea de que la comida es lo malo y el dulce lo bueno. Todo esto, teniendo en cuenta que no habrá un cambio radical de la noche a la mañana; todo vicio es fácil de adquirir pero difícil de quitar.

La clave para que tu pequeño pueda saborear los caramelos, chicles, gomitas, paletas y otros dulces sin que le perjudiquen es que se los dosifiques.

Para ello, te diremos algunos trucos:

  •  Intenta que asocie estos dulces a la idea de fiesta u ocasiones señaladas como un cumpleaños o alguna otra celebración familiar. Así evitarás que los coma a diario.
  •  No tengas dulceros llenos de golosinas en casa. Si tu pequeño las ve constantemente, le apetecerán más. Lo más prudente es que las guardes en algún lugar al que él no tenga acceso.
  •  Procura no comer golosinas delante de él. Si te ve comiéndolas, lo inducirás a consumirlas a él también.
  • No lo recompenses con caramelos. Si quieres premiarlo de alguna manera, es más adecuado que le digas que estás muy orgullosa de él o que le concedas algún privilegio.
  •  Acostúmbralo a que en lugar de morder los dulces los debe chupar, para que no se le peguen a los dientes. Lo convencerás si le dices que de este modo le durarán más.
  •  Dile también que, después de comer dulces, deberá lavarse los dientes, y si no está en casa, enjuagarse la boca con agua. Con el paso del tiempo acabará considerando esta costumbre como un hábito más de su higiene personal.

¿Son mejores los dulces “light”?

Muchos padres de pequeños golosos se plantean la posibilidad de darles a sus pequeños dulces light, en lugar de azucarados. No es mala idea, puesto que engordan menos y no dañan tanto los dientes. Pero, incluso en este caso, deberán vigilar que no abusen de ellos. Aunque estos dulces no llevan azúcar están elaborados con sorbitol y otros edulcorantes artificiales, y, consumidos en exceso, también pueden ser nocivos. Las papas light, por el contrario, sí son más saludables que las fritas normales, porque tienen menos grasa y menos sal. Pueden ser una alternativa acertada cuando los pequeños se empeñan en que les compren algo para “picar” a deshoras.

Dale tus propias golosinas

Pela y parte en pedacitos una fruta madura, (un durazno, una fresa, un chabacano, etc), baña cada trocito con chocolate fundido, colócalos en una charola y guárdalos en el refrigerador. Otra buena opción, es ofrecerle dulces tradicionales como: camote, cacahuetes, coco, nueces, etc…

Referencia

Sin Comentarios

Publica un Comentario