Hola

Bienvenidos

Síguenos

Cuidado con el volumen de la música

Cuidado con el volumen de la música

Poca gente es consciente del peligro que supone para nuestros oídos el exceso de volumen. Un exceso que, según los expertos, puede adelantar los síntomas de la sordera.

Además del riesgo de quedarnos sordos, ir con el volumen muy alto por la calle impide que estemos atentos a los posibles imprevistos: no oímos acercarse una bicicleta, el claxon de un coche… y podemos tener un accidente por no oír llegar el peligro.

Desde la infancia, las personas tienen una conexión con la música, pero es en la pubertad y en la adolescencia, cuando se comienza a elegir la música que desean escuchar. La música es como una banda sonora que acompaña a todos adonde quiera que van.

Por muy inofensivo que parezca, el gusto por la música a todo volumen con o sin audífonos puede traer consigo desde un daño temporal al oído hasta una sordera permanente.

Subir  el volumen de nuestro reproductor de MP3 al máximo puede ser dañina.

El oído no es capaz de adaptarse a volúmenes altos, esto sólo genera un daño continuo con una pérdida progresiva en la audición. Los trabajadores de la industria pesada (fábricas, minas) frecuentemente  desarrollan avanzados problemas de sordera por falta o uso inadecuado de equipo de protección auditiva.

Lo que sucede es que cuando te expones a niveles de ruidos altos o incluso moderados, los nervios y las células de la parte interna del oído se ven severamente afectados. En algunos casos, se genera un daño tan grave que estas células se llegan a destruir.

los  expertos recomiendan no utilizar más de 60 minutos seguidos el MP3 y no subir el volumen a más del 60% de su capacidad.

También hay que tener cuidado con los altos niveles de ruido en los conciertos, en las competencias deportivas y en cualquier tipo de evento en donde haya una gran amplificación del sonido. Estas situaciones también pueden ocasionar  daños relacionados con la audición.

El uso inapropiado de los audífonos  no solamente puede ocasionar  un daño progresivo y permanente en la audición, también puede favorecer a pobres técnicas de estudio (leyendo con música con volumen excesivo), fomentar el aislamiento social y familiar e, incluso, puede llegar a poner en riesgo la vida al no escuchar llamados de emergencia, como gritos, llamadas urgentes por teléfono, sirenas, claxon.

Medidas  para evitar la pérdida de la audición.

Tiempo. Escucha tu música en tu iPod o en tu reproductor de música, no hay problema, pero no por no más de una hora y a un volumen tolerable.

Volumen tolerable: si te gusta escuchar música a todo lo que da, trata de disminuir el volumen. En lugar de escucharlo al 100%, escúchalo al 80%, es decir el nivel 8 del volumen.

Menos volumen, más tiempo: si escuchas tu música al nivel de volumen 6 o menos, podrás aprovechar tu iPod por más tiempo. Es más, puedes utilizarlo a este volumen, durante todo el día.

Lo mejor de todo es que tiene una solución muy sencilla: bajar el volumen. Al menos, hazlo cuando estés escuchando música en casa, o cuando vayas con la música por la calle.

Referencia:  unamsanantonio.unam.mx

1 Comentario
  • Pingback:¡Feliz Navidad! | Mamá Extrema
    Posted at 20:19h, 26 abril Responder

    […] y Almacenamiento Familiar, Efecto Mozart, Primeros Auxilios, Fumadores Pasivos, Volumen Alto, Zooterapia, Cuentos Perzonalizados, Seguridad de los Niños en los vehículos […]

Publica un Comentario