Hola

Bienvenidos

Síguenos

Bits de Inteligencia para preescolares

Bits de Inteligencia para preescolares

El programa de estimulación temprana de Doman se utiliza, tanto en el entorno escolar como en el familiar, para apoyar y acelerar el proceso de desarrollo de los niños.

Consiste en mostrarles de forma continuada y organizada por categorías unidades de información (imágenes) contenidas en tarjetas, denominadas bits, y acompañarlas de la enunciación en voz alta del dibujo que representan. Combina el estímulo visual y auditivo para lograr la retención del concepto en la mente de los menores.

 Según Doman:

“Es más fácil enseñar a un niño de un año a tener unos conocimientos enciclopédicos que enseñárselo a un niño de siete años.

“La capacidad de almacenar datos concretos es inversamente proporcional a la edad.”

 Se trata de un programa de uso sencillo que presenta información digital visual y auditiva escueta y rápida en forma de 750 bits de inteligencia con la intención de mejorar el desarrollo mental de los niños. A ello se unen multitud de actividades que se realizaran con el ordenador o con “lápiz y papel”, pues existe la posibilidad de imprimir fichas con cada bit, para picar, colorear…

 Los niños aprenden de este modo, sin darse apenas cuenta, nuevos términos y significados, clasificados y estructurados, que servirán para desarrollar y ampliar aspectos tan determinantes en esta etapa como el lenguaje, el vocabulario y la memoria. El método de los bits actúa también sobre la capacidad de concentración y atención de los niños, un potencial que les favorecerá de forma significativa en etapas educativas posteriores.

Para que puedan alcanzar su objetivo, las tarjetas de información deben cumplir una serie de requisitos. No hay que mostrar a los niños imágenes elegidas al azar, sino que la información de éstas tiene que ser precisa, simple y clara, contener un único dato y no dar lugar a ambigüedad.

El bit de inteligencia debe representar una realidad concreta, en forma de fotografía, dibujo, símbolo o palabra, que sea fácil de percibir por parte del niño y le resulte atractiva. Igual de importante es que tengan un tamaño suficiente para que los más pequeños lo puedan ver de forma clara y que se sitúe sobre un fondo blanco para que no distraiga al niño con otros elementos.

Podemos contar con viejas revistas, calendarios, catálogos o libros que no nos importe cortar para la realización de los bits. Si reservamos una carpeta donde guardar fotos grandes y bonitas que vayamos recortando de las revistas, pronto nos daremos cuenta de que contamos con unas cuantas que pertenecen a un mismo tema y con las que podemos crear una categoría de bits.

Los bits de inteligencia (Tarjetas de información visual) son unidades de información que son presentadas a los niños de una forma adecuada.

El material gráfico es un estímulo visual, pero en la práctica, va siempre acompañado de un estímulo auditivo, que consiste en enunciar en voz alta lo que representa.

Los bits se agrupan en categorías que hacen referencia a un tema, y suelen componer un grupo de 10 imágenes o bits.

Los bits se pasarán a los niños durante un segundo cada uno. Cada colección de 10 bits se pasará de 10 a 15 veces. Durante cinco días seguidos, entre sesión y sesión diaria debe haber intervalos de media hora como mínimo. Es recomendable trabajar con categorías muy variadas e ir aumentando la cantidad de bits.

Es muy importante

•      Dejar la actividad antes de que el niño se canse.

•    Tener bien presente que estos métodos no pretenden enseñar  directamente, sino estimular las áreas cerebrales de la vista y el oído, y que ningún bit constituye un estímulo tan importante que haya que recibirlo obligatoriamente  en realidad, se trata de utilizar el método que utilizan los publicistas cuando nos muestran los mismos anuncios todos los días. Muchas veces creemos que no les prestamos atención y vemos que los niños muestran poco interés con anuncios que no son de juguetes. Sin embargo, todos conocemos los anuncios de la televisión cuando estamos habituados a verla, aunque sólo sea un ratito al día.

Y los niños, no sólo conocen los anuncios, ¡sino que se los saben de memoria!

Sin Comentarios

Publica un Comentario