Hola

Bienvenidos

Síguenos

¿Qué es la hiperactividad?

¿Qué es la hiperactividad?

Es un trastorno de la conducta de origen neurológico en los niños, se destacan por Exceso de Actividad Motora que llega a desaparecer pero no deja de existir un Déficit de Atención. Se conoce también como ADHD (Attention Deficit Hyperactivity Disorder).

Algunas características sobre los niños interactivos serian:

  • Frecuentemente mueve manos y pies.
  • Bajo rendimiento escolar y problemas de aprendizaje.
  • Problemas de relación con sus compañeros.
  • Ansiedad, baja autoestima.
  •  Especialmente problemáticos.
  • Se les dificulta jugar o divertirse en silencio o con tranquilidad.
  • Poseen un espíritu destructivo.
  • Frecuentemente hablan en exceso.
  • Son insensibles a castigos.
  •  Inquietos y nerviosos.
  • suelen tener más accidentes de lo normales.
  • Son difíciles de educar.
  • Comienzan alguna tarea y no la terminan.
  • No logran mantener su atención puesta a algo.
  • No siguen  instrucciones, son tercos y obstinados.
  • Cambian su estado de ánimo bruscamente.
  • Temperamento impulsivo.
Es una de las enfermedades que más ha dado de que hablar en los últimos años, por sus influencias y consecuencias posteriores, ha sido una de las patologías más estudiadas y tanto docentes como padres de familia debemos saber detectar las características de dicho trastorno de la conducta para ayudar a nuestros hijos. Sucede más en niños que en niñas, un 25% de los niños hiperactivos incurren en actos delictivos, abusan del alcohol y drogas. Su incidencia es de un 3% al 5% de la población infantil.
En nuestro cerebro una neurona desprende una pequeña cantidad de substancia química(neurotransmisor) que recoge otra neurona, a la vez se excita y envía el mensaje a otra neurona. Cuando un neurotransmisor es escaso o se da en exceso ocurre que, la neurona no se excita o se excita demasiado, con lo que se produce un desequilibrio entre los neurotransmisores.
Este desequilibrio sería el agente responsable de las dificultades que el niño tiene para central su atención y mantenerla durante un cierto tiempo, así como la falta de autocontrol y ajuste de su conducta las demandas del medio.
También sería responsable de de los cambios bruscos en su estado de ánimo, importante característica del del niño hiperactivo.

La hiperactividad es un trastorno que no es fácil de medir, ya que la conducta no suele ser extraña o inusual en niños de la misma edad. La edad crítica son los cinco ó seis años. A ésta edad se le exige un comportamiento disciplinado en el colegio y el niño hiperactivo no es siempre capaz de ajustar su conducta a las reglas de la clase, con lo que si a partir de esta edad hay un comportamiento extraño conviene que se le diagnostique cuanto antes.

El diagnóstico del niño hiperactivo obliga a una valoración rigurosa de los distintos contextos( colegio, hogar, etc) y por los diversos responsables (padres, profesores,etc), que conviven con él.
El diagnóstico del niño hiperactivo no cuenta con pruebas o técnicas que confirmen de una manera precisa y evidente el trastorno como cuando, por ejemplo, se haceanálisis de sangre.

La presencia o no de la hiperactividad no puede establecerse a través de un test de inteligencia, una cartografía cerebral o una nueve entrevista con los padres. Los instrumentos y las sucesivas fases que se siguen para el diagnóstico serían: Entrevista Clínica, Observación de la Conducta del niño, Evaluación Individualizada del niño y todo esto a cargo de una persona especializada en el tema como un  psicólogo.

 En la actualidad , podemos disponer de tres modalidades para ayudar al al niño: la farmacológica, la psicológica y la educativa. Siendo esta última la única en poder apoyar al terapeuta al 100%.

PREMIOS

Par un niño un premio es algo agradable que desea alcanzar, de tal modo que hará lo que sea por coseguirlo.

Las actividades que más le gustan al niño y que habitualmente suele realizar, como pueden ser jugarcon sus jugetes, ver la televisión o ir al cine con sus primos pueden entenderse y emplearse como un premio.

En definitiva debe ser algo que el niño quiere y que tiene ganas de conseguir. Así pues el niño recibirá un premio cada vez que cumpla con la tarea deseada.

CASTIGO:

Los castigos implican privar al niño de algo que le agrada o forzarle a hacer algo desagradable. Puede resultar eficaz a veces, pero no siempre elimina las conductas inapropiadas en el niño hiperactivo.

El castigo puede ser útil para controlar ciertas conductas temporales, pero a largo plazo carece de eficacia.

Si la conducta es indeseable el castigo más eficaz es ignorarla.Siempre y cuando la conducta no sea peligrosa.

Lo más aconsejable es que el tiempo transcurrido entre la conducta y el premio o castigo sea breve para asegurar su eficacia.

ECONOMÍA DE FICHAS:

Esta técnica consiste en dar puntos negativos o positivos en función de si se cumple o no cierta conducta.

Cada punto negativo elimina el valor del punto positivo. El número total de puntos se canjea por distintos premios .

La lista con las conductas “objetivo” tienen que estar al vista del niño, así como los puntos conseguidos.

Se recomienda utilizar con niños de 3 a12 años.

CONTRATO DE CONTINGENCIAS:

Esta técnica se recomienda utilizar con niños de 12 ó 13 años.

Consiste en hacer un contrato por escrito con el niño acerca de su comportamiento. Cada uno tiene que dejar constancia en términos específicos de la conducta que desea en el otro.

Aquí se establece un diálogo y un acuerdo entre padres e hijos. Por lo tanto el niño juega un papel importante en el control de su conducta.

Terapias propuestas existen por doquier, pero lo más importante es intentar siempre ponerse en manos de especialistas y usar terapias que han sido certificadas médicamente para el bienestar del pequeño.

El tema sobre la hiperactividad es muy extenso, hemos tratado de abarcar lo más importante y lo más abreviado posible pero si tú como Padre de Familia llegas a detectar alguna alteración de la conducta en tu niño, no lo dejes pasar, pide asesoría, ayuda a tus hijos, no olvides que mientras más temprano se detecta y se trata es mejor el resultado.

 Y no vayas a confundirte, un niño inquieto no necesariamente es  Hiperactivo,

observa y valora su conducta.

 

Sin Comentarios

Publica un Comentario