Hola

Bienvenidos

Síguenos

Método Continuum

Método Continuum

Es un método que muchas madres practicamos sin estudiar el concepto en sí, en comunidades lo realizan por necesidad y existen muchos beneficios, se logran niños independientes, seguros y sobre todo FELICES!!Según Jean Liedloff, el concepto del continuum se refiere a la idea de que, para alcanzar un óptimo desarrollo físico, mental y emocional, los seres humanos —especialmente los bebés— necesitamos vivir las experiencias adaptativas que han sido básicas para nuestra especie a lo largo del proceso de nuestra evolución.

Las expectativas de los padres para conseguir un pleno desarrollo físico, mental y emocional, las criaturas humanas requieren:

  • Contacto físico.
  • Lactancia materna, de ser posible.
  • Participar de las actividades y del entorno social de sus padres.
  • Recibir abrazos, ser arrullados y consolados.
  • Moverse y gatear en cuanto lo deseen (por lo general en torno a los 6-8 meses), en casa, y también en el parque.
  • No ser juzgados, sino escuchados y comprendidos ser aceptados y sentir que cumplen con las expectativas de los padres.
  • Nunca debe obligarse a un bebé a compartir sus juguetes si él no está dispuesto a hacerlo, y menos aún si no hay reciprocidad.
  • De acuerdo con las teorías de Piaget y Kohlberg, esto es parte de un proceso que ha de darse progresivamente de forma natural.
  • Podemos sugerir a nuestro hijo que dé algo, pero nunca amonestarlo diciéndole que es un egoísta si no lo hace.

Es importante tener en cuenta que el bebé no debe ser el centro de atención permanentemente, aunque sí debe sentir que sus necesidades serán satisfechas. Hacer sentir al bebé y potenciar sus expectativas basadas en que es un ser innatamente social y cooperativo, al tiempo que fomentar su fuerte instinto de autoconservación. Igualmente, es básico que el bebé siente que es bienvenido y tenido en cuenta.

Los bebés cuyas necesidades continuum han sido satisfechas desde el principio a través de la experiencia “en brazos” desarrollan una gran autoestima y son mucho más independientes que aquéllos a los que se les ha dejado llorar solos por miedo a que se vuelvan unos “mimosos” o demasiado dependientes.

La idea del continuum hace referencia al fluir continuo del contacto madre-hijo durante la fase de crianza hasta que el niño, por propio impulso, comienza a ser autónomo, a investigar el mundo por sus propios medios.

Un niño que es sentido como un peso y como un adversario, será un niño que busque por el resto de su vida, un poco de ese bienestar que le ha sido negado. Muchas veces, se convertirá con razón, en un adicto.

Comparación con los  niños en la sociedad occidental.

“Un bebé sujeto a las prácticas de nacimiento y cuidados de la sociedad occidental normalmente experimenta lo siguiente:

  • Separación traumática de su madre, por intervención médica, e internamiento en la nurseries.
  • Dormir en su habitación a solas antes de estar preparado para ello, a menudo dejando que llore para que aprenda a dormir.
  • Alimentación con horarios rígidos a base de chupete como sustituto del alimento.
  • Verse excluido de las actividades normales del adulto, relegado a una guardería, cuna o corralito.
  • Depender de cuidadores/as que ignoran, desalientan, desprecian o agreden al bebé cuando llora o muestra abiertamente sus necesidades; o que, por contra, responden con excesiva ansiedad convirtiéndolo en el centro de atención.
  • El bebé nota que las expectativas de sus cuidadores/as son las de que él no sabe cuidar de sí mismo, que es antisocial y no puede aprender el comportamiento correcto sin estrictos controles, amenazas, y una serie de ‘técnicas educativas’ que minan sus procesos de aprendizajes.” (El concepto del Continuum).
  • Los límites: deseo y necesidad pero los niños también necesitan límites.
  • La madre debe de poder disponer de tiempo para sí misma y para concentrarse en sus tareas. El diálogo con otras madres no tiene por qué girar en torno a los hijos, menos aún cuando están presentes.

Los niños entienden que existen jerarquías desde muy pequeños. Y también saben comprender como bien dice en la misma línea, Françoise Doltó, que la Ley es una para todos. Si se le dice no al niño (no pongas los dedos en el enchufe, por ejemplo), el niño deberá saber que tampoco los adultos lo pueden hacer.

Françoise Doltó también distingue con acierto entre necesidad y deseo. Mientras que las necesidades no pueden postergarse por mucho tiempo, los deseos, sí. Estos deambulan de un objeto a otro continuamente, y el no verlos cumplidos de forma inmediata no nos daña. Podemos pasar delante de una juguetería y es más que probable que el niño pida que le compremos algo. En lugar de hacerlo, es más saludable conversar con el niño: “¡Mira qué bonito sería tener esto. ¿Cómo funcionará?”, “Oh, mira qué preciosidad. Si tuviera dinero ahora, lo compraría.”

La teoría del Continuum explica cómo un niño puede convertirse en un adulto independiente y feliz.  Conseguir que no llore, lograr que se duerma enseguida, que aprenda a controlar los esfínteres a la mayor brevedad y a caminar por sí solo, sería lo que unos buenos padres deberían desear y esperar.

Si el niño llora no es “bueno”. De acuerdo con este enfoque y con ese fin, en nuestras sociedades contamos con una serie de artilugios, entre ellos el cochecito, el chupete (que el niño normal escupe espontáneamente alrededor de los 4 meses), el corralito y el andador. Estos artilugios sirven para descargar a los padres de la necesidad de establecer contacto físico y de ocuparse en exceso de sus hijos, y sobre todo, de evitar lloros.


Estilos de crianza: El metodo del continuum por raulespert

Sin Comentarios

Publica un Comentario