Los niños aprenden todo tipo de cosas por medio del juego.

Su imaginación es inmensa que pasan de ser un súper héroe a bombero, de un policía a un excelente granjero, su mente crea historias que rebasan la realidad llevando acabo un juego de roles en cada experiencia, enriqueciendo sus valores.

Yo recuerdo jugar todo el tiempo con un set de maestra con todo lo necesario, me veía dando clases aún grupo de niños y al ser mayor lo conseguí, no siempre el reflejo de nuestros juegos se cumple, pero la mayoría de las veces se obtienen aprendizajes que en el futuro nos van ayudando a crecer.

El juego también permite interactuar con los demás, al dejarlos socializar debemos promover en ellos cualidades que son básicas en la vida, lo que nuestro corazón de mama siempre quiere para ellos, que crezcan y formen una personalidad modelo llena de virtudes y cualidades como: Felicidad, Respeto, Honestidad, Amabilidad y Cortesía.

Recuerdo claramente que de niña de decían, existen palabras mágicas que abren todas las puertas, ser amable y respetar a los demás nos abre la puerta a conocer otras personas y a no tener conflictos de a gratis, son valores que debemos heredar e inculcar a nuestros pequeños.

Conforme van creciendo nuestros pequeños, van obteniendo aprendizajes que van formando su personalidad y una educación emocional que poco a poco comienzan a controlar, se dan cuenta que un berrinche no le deja nada productivo, que hablar y comunicarse con los demás funciona mejor que el llanto, van aprendiendo a expresar sus emociones y necesidades.

Facebook Comments

Post a comment