Siendo mamá de un joven de 20, una niña de 11 años y docente desde hace más de 10 años puedo percibir ciertos detalles de los niños.

Saben, estar frente a grupo siendo docente de pequeños de preescolar, ma hace gritar a los cuatro vientos:

¡Hacen falta papás comprometidos!

No solo que cuiden a sus hijos en lo material o les brinden una excelente educación “escolar” porque eso la mayoría lo hace dependiendo de sus posibilidades.

Lo que es necesario es que se comprometan a escuchar, observar pero sobre todo a ser empaticos con los pequeños, entender sus necesidades es difícil pero no imposible y si le ponemos dedicación será más sencillo, esto nos va a servir para entenderlos en cada etapa de su vida.

Ellos no necesitan aprender idiomas, ser genios en ajedrez o ser primer lugar en atletismo, eso lo necesitan ustedes como padres para tener de que presumir en sus platicas familiares o con sus iguales, los niños necesitan amor, atención y ser escuchados, ellos quieren a papá y mamá comprometidos en sus juegos, aventuras e historias imaginarias, la humanidad necesita niños felices para obtener adultos FELICES.

Todos los días veo la cara de mis niños, ellos también se estresan, viven con dudas, tienen problemas entre ellos, comienzan a conocer sobre envidias o celos, están formando una personalidad y viven confundidos.

Sólo que existe una gran diferencia entre ellos y nosotros: no conocen de rencores, odios u orgullo, perdonan al instante una ofensa y aman incondicionalmente.

Si la conducta de un niño refleja agresividad y enojo, es cuando más nos necesitan cerca, nosotros somos los adultos así que tenemos la responsabilidad de estar ahí, con paciencia mucha paciencia, porque soy sincera, no será fácil y más de una vez vas a querer tirar la toalla te lo aseguro pero saben que, vale la pena pues cuando consigas formar un lazo con ellos, serás parte importante de su vida, te amarán, te sonreirán y pasarán momentos extraordinarios.

Facebook Comments

Post a comment