Después de una separación o divorcio podemos tener rabia y coraje hacia nuestra pareja, nos expresamos mal de él por las circunstancias que sean.

No es bueno utilizar a nuestros hijos, ponerlos a elegir por alguna de las dos partes, chantajear al esposo y lo peor que podemos hacer es hablarles a los niños mal de su papá. Finalmente para ellos es una figura a seguir, su héroe y lo aman, así que nuestros corajes los podemos desahogar de otra manera, menos de esta.

No quiero especificar las causas por las cuales hubo un divorcio o separación de pareja, las razones pueden ser miles y si ustedes como matrimonio tomaron esa decisión no hay vuelta atrás. La cuestión es que ahora necesitan enfocarse a ser felices cada quien por su lado, pero unidos al dar educación y formación para sus hijos, no importa la edad que ellos tengan, pequeños o adolescentes, ellos los necesitan a ambos para formar su carácter y ser seres humanos felices.

He vivido de cerca situaciones que me entristecen al ver como las mamás molestas, orgullosas y llenas de rencor hacia la pareja, hablan mal del papá con sus hijos.

Los hijos van creciendo con la idea de esa figura que la mamá les va creando en la cabeza, no los dejan convivir como padre e hijo y en muchas ocasiones los manipulan sentimentalmente.

Los padres deben cumplir con la obligación de dar sustento a los hijos, pero no solo eso, también deben de estar pendientes de lo que necesitan emocionalmente, eso es lo más importante de todo, ser un buen padre en toda la extensión de la palabra, es un compromiso que adquirimos desde el momento mismo de concebir.

Yo entiendo a todas esas mujeres que solas sacan adelante a sus hijos, que son ejemplo de perseverancia y que no necesitan de un hombre para educar, mantener y amar a sus hijos, lo sé porque mi mamá fue una de ellas y realizó su labor excelentemente, para todas ellas mis respetos y admiración.

Para los hombres que concibieron una vida y nunca se han acercado a sus hijos, a ver que necesitan y sobre todo a estar presentes en su vida, solo les puedo decir que ustedes son los que llevan las de perder, el amor de un hijo hacia un padre es de los sentimientos más hermosos, si no se ganan ese lugar, muy lamentable para ustedes.

A lo que quiero llegar es que después de una separación, la situación con los hijos es difícil de manejar, pero precisamente por eso debemos aprender a sobre llevarla con éxito.

Como madre mentalizarse que la situación de pareja ya fue, no hay más que hacer, hay que superar enojos, rencores y lo que se acumule con la conducta que él pueda tener. En lo que debemos estar enfocadas es en el bienestar de nuestros hijos, en darles amor, estabilidad y educación..

No llenes la cabeza de tus hijos con cosas negativas, así como de rencores que no son de ellos y de odio que tú puedes llegar a sentir, él es su papá y punto.

Él solo debe cumplir su rol de padre y amar a sus hijos, sino lo hace, solo respeta la figura paterna de tus niños, ellos en su momento sacarán conclusiones y se darán cuenta que un padre es el que está presente, que ama y atiende a sus hijos; para que cuando sean mayores no cometan ese mismo error y sean unos padres comprometidos y responsables.

 

Facebook Comments

Post a comment