En nuestro hogar es importante establecer valores familiares de calidad para nuestros hijos, los cuales serán sustento para establecer una sana vida en sociedad y un mejor desarrollo como individuo.

Cada uno somos distintos, a pesar de tener los mismos padres, misma educación y mismos valores, somos diferentes entre hermanos, podremos ser afines, pero iguales jamás, es por eso que como padres debemos inculcar RESPETO. Un método que ha funcionado en mi familia, es usando la empatía, tratar de ponernos en los zapatos del otro para comprender su punto de vista y así poder entendernos mejor, no es fácil, debemos aprender a ceder y a mantener nuestra identidad, solo es cuestión de paciencia.

Entre hermanos puede haber diferencias, peleas, conflictos, dentro de todo es normal, surge de la convivencia diaria y confianza entre ellos, pero nunca debemos como padres permitir que se falten al respeto. Conforme crecen se van haciendo más tolerantes entre sí, más amigos, aliados, compañeros de aventuras, cómplices y va surgiendo un valor muy importante entre hermanos, la LEALTAD.

¿Saben el significado exacto de la palabra? Es la devoción de un sujeto a otro, causa o sí mismo. Nunca darle la espalda a determinada persona o grupo que están unidos por amistad o relación social, en cumplimiento de honor y gratitud. Ahora obtener esto entre hermanos, sería lograr que una relación se pueda basar en compañerismo y lealtad. Van a compartir toda una vida de alegrías o tristezas, se van a apoyar y estar juntos en caminos difíciles de recorrer, cuando caigan se ayudarán a salir adelante. Los amigos son valiosos, pero además con un hermano te unen lazos de sangre que son irrompibles.

Me cuesta trabajo entender como en una vida familiar se puedan presentar conflictos entre hermanos, problemas que se pudieran tomar en otro sentido para crecer entre ellos. Me ha tocado ver como se destruyen familias por el simple hecho de faltar a la lealtad, a mi mente llega la pregunta: ¿Entonces el amor en dónde queda? Cuando dejas a un lado el respeto a un hermano, no solo dejas de ser leal a él, sino a tus padres y familia, pero lo más delicado es que dejas de ser LEAL a ti mismo.

Cuidar la relación entre hermanos es un tesoro que debemos defender ante todo, no basta un cariño o aprecio, amando y siendo leales podremos sentirnos invencibles ante cualquier situación. Si a tu lado tienes a un hermano, tu vida será llena de cosas buenas. Yo puedo presumir que tengo los mejores hermanos del mundo y aunque kilómetros nos separan, nuestros corazones siempre están muy unidos.

 

 

Facebook Comments

Post a comment