Cuando procreamos a un bebé muchas veces no es en las circunstancias más adecuadas, pero siempre con los pies en la tierra asimilando el tipo de responsabilidad a la que nos estamos enfrentando: Un hijo.

Por otro lado en ocasiones no se tiene el suficiente valor para enfrentar esa responsabilidad y lo que es común, ese Papá corre y deja que otros se hagan cargo de un paquete que para ellos es inmenso.

Algunas otras historias cuentan de madres solteras, viudas o que simplemente tuvieron el valor que a otros les faltó para criar a sus hijos y sacarlos adelante solas.

¿Pero qué pasa cuando mamá encuentra el amor de nuevo? Llega a su vida una pareja, pero también para sus hijos llega una persona que va a ser su figura paterna, lo va a educar, pero sobre todo, le va a dar un amor muy especial.

Tal vez entre en controversia, un hombre no puede sustituir a un verdadero Padre, claro que no, pero que pasa con ese Padre que no se atreve ni a conocer a su hijo, un Padre que huye de la responsabilidad sin importar que deja a un lado parte de su vida, sangre de su sangre, esas personas no merecen el adjetivo de Papá, sin en cambio, esa persona que llega a nuestras vidas, que adquiere responsabilidades ajenas, por amor, porque ellos velan enfermedades, llantos, éxitos y merecen más que otros ser llamados Papá, para ellos es este pequeño pero significativo homenaje, Papás de corazón no de sangre y no por eso menos importantes.

Hay un cuento que a mi hija le encanta y explica muy claramente lo que es recibir a esta persona maravillosa en la familia: “Un papá a la medida”.

Es una historia donde una mamá e hijo quieren encontrar al Papá perfecto, guapo, fuerte, inteligente… Después de tanto buscar y buscar, encuentran a un Papá con poco cabello, no muy guapo, no muy fuerte… Pero “tenía el aire de buena gente, así que lo eligieron”.

Es un cuento excelente y divertido, pero sobre todo útil, los niños asimilan un nuevo papá, un nuevo amor y una vida llena de felicidad.

Cuando nos casamos y tenemos un final como de cuento de princesas “Vivieron felices para siempre”, se vive una realidad, matrimonios separados, madres solas, hijos abandonados…

Se puede tener otro final feliz, si se puede, solo es cuestión de cómo Mamá saber elegir a la persona correcta que nos ayudará a educar a nuestros hijos.

Es una decisión muy difícil elegir a una pareja y un compromiso aún mayor cuando tenemos la responsabilidad de educar a nuestros hijos, saber que a la persona que vamos a abrir nuestra puerta y nuestro corazón realmente vale la pena estar ahí en nuestro hogar.

Para celebrar una ocasión tan especial como lo es el Día del Padre, me atreví a pedirle unas líneas a una persona muy especial para mí, lo quiero con el alma y lo admiro demasiado: Mi tío consentido Alex.

Él es un espectacular Papá de corazón:

“Que es ser un papá de corazón esa es la labor más importante que me ha tocado desempeñar, y quisiera expresar mi ejemplo, basado principalmente en el ejemplo de mis padres.  La formación, la disciplina y la educación que se le brinda a una personita que aunque no sea uno el que los procrea, dándole el ejemplo de vida, siendo igual o más importante que el que la persona que le dio la vida lo cual representa una mayor responsabilidad.

El darle a un hijo todo lo que se necesita para su desarrollo al 100% implica mayor involucramiento con él o ella, el caso que sea. En la actualidad y copiando muchos modelos americanos en la forma de vida, donde los divorcios se han incrementado y la vida en pareja no requiere un documento firmado, sino más bien el compromiso entre ambos de vivir juntos y criar a los hijos de igual manera o mejor que un matrimonio tradicional.  No obstante de todos los tabúes primordialmente de los latinos. La gente se está adaptando y está aceptando estas modalidades de convivencia, para mí ha sido muy natural dado que mis padres desde hace muchos años lo aceptaron y no lo hicieron ver muy natural en el sentido de que nuestros medios hermanos son hermanos en todos sentidos.

En mi caso y recientemente en el festejo de 15 años de mi hija yo le hice una carta donde le decía “no estuve el día de tu nacimiento pero si te prometo que lo estaré hasta el último día de mis días porque eres el ser a quien más amo en la vida” y es verdad es lo que siento y es lo que voy a hacer aunque a veces como dice su madre me dan ganas de tragármela pero es lo único que puedo decir es que amo a mi hija, es lo más preciado que tengo en el mundo, es quien me motiva a seguir adelante y ser cada día un hombre mejor por ende me siento muy orgulloso de ser su padre porque esos valores me los inculcaron mis padres”.   

Gracias por tus palabras y aportación a este artículo, te quiero tío Consentido:

Alejandro Monter Lagos

Para terminar solo quiero agradecer a mi esposo por ser el Papá que es y recalcar lo que algunas veces le he dicho: “me hubiera gustado tener un papá como el de mis hijos”.

¡Feliz Día del Padre!

Facebook Comments

Post a comment