En ocasiones las conductas de nuestros hijos nos parecen inexplicables y no sabemos cómo manejarlas, la personalidad y el temperamento de los niños pueden ser muy variados incluso entre hermanos.

Para saber si la conducta de tu pequeño es impulsiva basta con observar, no son únicamente actitudes negativas, pueden ser acciones que te parezcan normales, así que debes aprender a identificarlas.

Los niños actúan sin pensar, interrumpen pláticas constantemente, se tropiezan frecuentemente, se golpean por su impulso y les falta autocontrol.

¿QUÉ HACER COMO PADRES?

No es difícil enseñar a nuestros niños a tener autocontrol, por medio del juego ellos pueden aprender y además se van a divertir al hacerlo, mantener su cabeza ocupada también va a propiciar que se concentren, que agilicen su mente y logren analizar un acto antes de llevarlo a cabo.

Juegos grupales

Juegos tradicionales como: Las estatuas de Marfil, Semáforo, el Juego de las Sillas o Simón dice. Un gran paso es tener conciencia de su cuerpo para aprender a controlarlo y los juegos de grupo ayudan.

Rutina a la hora de comer en familia

Hacer de esta hora un momento especial en familia, dejar de hacer lo que uno hace por reunirse, conversar y comer juntos. Hacer partícipe a cada uno, rotar dichas actividades o dejar que ellos mismos hagan algo. Y respetar las costumbres, esperar a que todos terminen para levantarse por ejemplo, cada familia es diferente.

No permitir caprichos

Cuando somos padres en ocasiones se nos dificulta manejar ciertas situaciones con los niños, sobre todo cuando los caprichos se hacen presentes, nuestra falta de paciencia hace que lo permitamos para salir de la situación por el lado fácil. Con esto solo enseñamos a nuestros hijos que con esa actitud obtienen lo que desean y así no es la vida, debemos prepararlos para enfrentarse a retos que no van a solucionarse con un capricho más.

Enseñar lo que es acción y reacción

Enseñarles que siempre hay una consecuencia para sus actos es la mejor manera de enseñarlos a ser responsables, que creen una conciencia acerca de que los resultados que obtengan van a ser producto de su trabajo y constancia.

Que aprenda sobre la empatía

El enseñarle a ponerse en el lugar de los demás podrá ayudarle a entender qué sienten las personas que le rodean, que comprenda que sus impulsos solo lo lastiman a él y que su actitud puede ser distinta si se complica menos.

Desde que son pequeños van mostrando su personalidad, es necesario identificar si su conducta puede ser variable, ayúdalo a modificarla teniendo la paciencia necesaria para hacerlo con mucho amor y comprensión, qué mejor que tú como madre lo apoyes para dejar atrás los impulsos.

 

Facebook Comments

Post a comment