Para sacar de nuestra vida todo lo que nos une a algo sin que nos beneficie, debemos aprender a soltar.

Tan simple como cerrar puertas o cerrar círculos que van a provocar que se abran puertas que nos lleven a un cambio positivo en nuestras vidas, a esto se le llama: Desapego.

Hablando del desapego en muchos sentidos, debemos aprender a ser autónomos dentro de todas nuestras relaciones, de pareja o familiares y también aprender a soltar sentimientos, manías y situaciones que solo nos afectan.

Hace unos días publiqué un comentario sobre el desapego, recibí comentarios donde coincidían en que es muy difícil, que trabajan en ello a diario, que si yo tenía la fórmula se los compartiera.

Siendo sincera les contesté que todos trabajamos en eso en alguna etapa de nuestra vida, aprendiendo a soltar y superar pérdidas, continuando un camino que nos lleva a un proceso de lo interno a lo externo.

Siguiendo estos principios que son:

Equilibrar vínculos emocionales: Vivir en pareja para no estar solo es uno de tantos errores de crear vínculos, dejamos de ser autónomos y sufrimos de soledad. Obtener un equilibrio es ser feliz con uno mismo, tener la madurez de vivir en pareja siendo independientes el uno con el otro.

Ser responsable de tu vida: No puedes permitir que tu felicidad dependa de alguien más, ya sea de tu pareja o tus hijos, ni que tus sueños dependan del tiempo de los demás. Si tienes o no, si eres o no, solo depende de ti.

Aprende a ser libre y proporciona libertad: Siento que este punto es muy difícil de asimilar, vivimos en una desconfianza constante, nos hacemos historias en la cabeza a causa de nuestra inseguridad, queremos ser libres y que nuestra pareja se reporte con nosotros cada 5 minutos, debemos aprender a confiar en las personas, pedir ser respetados y respetar.

Vivir en el presente: Siento que este punto es clave para poder cerrar círculos, dejar atrás el pasado, dejar de preocuparnos por el futuro, simplemente vivir y disfrutar del presente.

Nada es eterno: Debemos tomar conciencia de que nuestra vida en general está en constante cambio, evolucionamos en todos los sentidos, entonces no sé porque siempre nos aferramos a las cosas o personas. Incluso nuestra relación en pareja evoluciona, nos seguimos amando pero somos diferentes a los que fuimos hace 5 años y no por eso hay menos o más amor, sino distinto.

Este apego hacia las personas también se da con los hijos, sabemos que van a crecer y tendrán que seguir su propio camino, tenerlos bajo nuestras alas de mamás gallinas no es bueno.

Debemos de enseñarles a ser independientes, tener una autoestima alta, que cierren capítulos que afectan su vida e inculcarles que su futuro y el cumplir sus sueños solo dependen de ellos, de nadie más.

Facebook Comments

Post a comment