Inclusión. Una palabra que actualmente escuchamos por todos lados, en la política, educación, grupos sociales y demás pero no es una acción nueva.

Se denomina inclusión a toda actitud, política o tendencia que busque integrar a las personas dentro de la sociedad, buscando que estas contribuyan con sus talentos y a la vez se vean correspondidas con los beneficios que la sociedad pueda ofrecer.

Informándome un poco me enteré que la inclusión comenzó a utilizarse en el medio educativo en los años 90 para integrar a niños con diversas capacidades, habilidades y destrezas, anteriormente como maestros teníamos que canalizar a los niños a otra área para que recibieran una atención distinta, la inclusión en el aula pide que deben tratarse con igualdad, apoyarlos para que se integren con sus compañeros y motivarlos a tener buenos rendimientos académicos, si necesitan apoyo especial en alguna materia hacerlo sin distinción.

Posteriormente ya la palabra inclusión la podemos escuchar por distintas áreas, buscamos igualdad en diversos ámbitos, queremos que la gente nos respete y se de cuenta que la apariencia, genero, físico y demás no es una prioridad ante un trabajo, deporte, educación…

Somos seres humanos, seres vivos capaces de avanzar por instinto, en manada y por grupos, entonces porque nosotros mismos nos ponemos el pie, juzgamos y discriminamos. En algún momento escribí un tema donde hablaba de que las apariencias engañan, juzgamos a las personas sin conocerlas y al conocerlas más, nos gastamos la vida entre vitrinas y pasarelas, queriendo ser perfectos para los demás ser aceptados en la sociedad porque si no lo haces ya eres juzgado.

Es cuando entran los prejuicios, las barreras que pueden acabar con la vida de las personas, su autoestima, felicidad y éxito, dejemos de marginar.

Como adultos debemos enseñar con el ejemplo, nuestros niños aprenden a excluir por imitación, por lo que ven en casa y las personas que están a su alrededor, ellos por naturaleza pueden estar conviviendo con igualdad sin problema.

La historia de Jax y Reddy es una muestra de ello… El video esta en el muro de facebook de Mamá Extrema!!

Les cuento:

Estos son Jax Rosebush y Reddy Weldon. ¿No son idénticos?

Ellos piensan que sí. Están en la misma clase.

Jax tuvo la grandiosa idea de raparse para jugarle una broma a su maestra y confundirla entre ellos dos, pensaba que al cortarse el cabello iguales, no podría identificar el uno del otro.

“Dijo que no podía esperar para ir a la escuela el lunes con su cabello como el de Reddy para que su maestra no pudiera distinguirlos”, escribe su mamá.

Sólo una cosa: Jax es de piel blanca y Reddy es de piel negra. Jax no lo ve así, su manera de ver la vida se ha hecho viral!!

Contagiémonos un poco de esta inocencia que viene a darnos varias lecciones, pero la más importante es eso, mostrar que los prejuicios los adquirimos con la edad al perder la inocencia de la niñez.

Fuente CNN

Facebook Comments

Post a comment