¿Cómo saber si mi hijo se considera un niño prodigio? ¿Cómo lo identifico? ¿Cómo lo puedo apoyar para que desarrolle al máximo sus capacidades y talentos? Antes que nada, las características que definen a un niño prodigo.

Un niño prodigio es alguien que a una edad temprana domina uno o más campos científicos o artísticos emprendidos generalmente por adultos. Por temprana suele considerarse antes de los 10 años de edad. Algunos de los campos más comunes de los niños prodigios son las matemáticas, el ajedrez, las artes visuales y la música, aunque pueden darse también en muchas otras áreas.

No son distintos a los demás

Lentes gruesos, concentrado en cuentas, construyendo robots. Así es como imaginamos a los niños genio: pequeños cerebritos que caminan por la escuela tropezándose con las paredes.

Desde la antigüedad ha habido niños con capacidades sorprendentes: el compositor austriaco Wolfgang Amadeus Mozart realizó su primera gira de conciertos cuando tenía seis años. Sin embargo, fue apenas en el siglo XX cuando los psicólogos comenzaron a hacer exámenes para definir y medir la inteligencia.

Antonio Rada, presidente de la Fundación Telegenio dice que la inteligencia es un concepto abstracto: “Antes se pensaba que un niño genio era alguien que mostraba capacidades especiales en alguna tarea, pero ahora, eso se determina por medio de un examen”.

Para la Secretaría de Educación Pública un niño genio es aquel que resuelve los exámenes de inteligencia con calificaciones sobresalientes (denominadas I.Q., por coeficiente intelectual en inglés) y donde estánmás de 760 mil niños mexicanos (0.023% del total de menores de 15 años).

Curiosamente, estos niños no son muy diferentes de los demás, “un niño con alto coeficiente intelectual puede jugar futbol o ser un fanático de las caricaturas”, dice Antonio Rada ya que, salvo por su capacidad mental, son iguales a cualquier otra persona.

Incluso, el alto coeficiente intelectual no sólo tiene que ver con números.Existen otros parámetros para medir el desempeño excepcional, y van desde la habilidad deportiva hasta la sensibilidad artística o la capacidad para organizar a los demás.

Ejemplo de niños prodigio en México

Galería de algunos niños quienes tienen algunas capacidades que rebasan lo sobresaliente y los convierte en excepcionales.

Andrew Alexi Almazán Anaya

Mexicano nacido en 1994, Andrew terminó su bachillerato a los doce años y en 2007 entró a estudiar Medicina. Sin embargo, como suele ocurrir en México, la institución donde estudiaba Andrew no pudo darle un ambiente óptimo para sus estudios y tuvo que abandonar la universidad al año siguiente.

Elise Tan Roberts

En 2009 esta pequeña británica se convirtió en parte de Mensa, una organización mundial de personas con alto coeficiente intelectual. Lo sorprendente fue que lo hizo con apenas dos años de edad, respondiendo de manera sobresaliente un examen diseñado para niños de diez años.

Mahmoud Wael

Su habilidad con las matemáticas la descubrió su papá al verlo resolver las multiplicaciones de su hermana mayor. A los nueve años de edad se graduó de la universidad y en 2010, al cumplir once, obtuvo de Microsoft una certificación llamada MCTS, con la que puede modificar y ajustar los programas que hacen funcionar una computadora.

Aimi Kobayashi

No todos los niños genio tienen que ver con matemáticas. A los nueve años esta pianista japonesa tocó su primer concierto con orquesta y a los trece años lanzó su primer disco. Este video muestra su prodigiosa capacidad para tocar el piano sin siquiera usar una partitura. (CNN Noticias)

¿Cómo educar a un niño prodigio?

Se dice que entre más jóvenes sean los niños, es más fácil que aprendan nuevos idiomas, adquieran habilidades musicales o desarrollen algún talento. Pero muchos padres han llevado al extremo esta idea; presionan y a sus hijos y les exigen resultados a un límite tal que podría confundirse con abuso infantil.

Sí hay casos en los que jóvenes músicos han llegado a niveles sobresalientes gracias a la exigencia de sus padres, pero sólo cuando todos están enfocados en el mismo objetivo. En otros casos bien pareciera que los padres han decidido meterse en la piel de sus hijos y dictarles cómo vivir, qué responder, qué piezas interpretar, cómo vestirse, a qué horas deben comer, dormir y jugar, etcétera.

No obstante, de esta forma los padres están interviniendo con el crecimiento de sus hijos, con la adquisición de experiencias. Se ha encontrado que un niño es capaz de interpretar grandes piezas clásicas que hablan del amor, la muerte y otros temas complejos gracias a su imaginación. Sin embargo, conforme pasa el tiempo y el joven o adolescente no ha aprendido por experiencia propia qué es el amor y qué es la muerte, la imaginación ya no basta. “Es por eso que muchos niños genios sufren crisis en su pubertad y adolescencia. Si su imaginación no se ha alimentado de experiencia, la habilidad de reproducir esos sentimientos se estanca”, dice Ken Noda, un prodigio del piano.

“La madurez, tanto en música como en la vida real, se gana viviendo”, confirma el violinista Yehudi Menuhin.

Los padres no deben confundir un desarrollo rápido con un desarrollo profundo. No se trata de empujar hasta un límite a los hijos (tampoco se trata de no creer en sus sueños y no prestar atención a sus talentos; se puede errar en cualquier dirección). No hay un consenso en cómo criar a un hijo prodigio, así como no hay un consenso en cómo criar a un hijo promedio. Lo que sí dicta la lógica es tener una buena comunicación con ellos: escucha cuáles son sus sueños, cuáles son sus gustos, y diferencia cuáles son tus propios gustos proyectados en ellos. Y recuerda que al final todo en esta vida debe hacerse con equilibrio.

¿Yo soy un niño genio?

Aunque un examen define si uno tiene coeficiente intelectual alto, hay indicios que de acuerdo con Antonio Rada (él mismo una persona con I.Q. alto) pueden dar alguna pista sobre si uno puede ser el próximo prodigio.

– ¿Saco puro diez sin estudiar?

– ¿Me gusta preguntarle a los profesores sobre el porqué de sus explicaciones?

– Antes del primer examen ya leí todo el libro de texto y me puse a buscar más información en otros libros.

– Me la paso dibujando, pintando o tocando un instrumento cada que puedo.

– ¿Platico con los adultos de tú a tú en temas como política o religión?

… si contestaste que sí a estas preguntas, quizá tienes un talento excepcional que puedes compartir con el mundo.

La mayoría de los padres quisieran tener un niño genio ,por que quisieran que su hijo supiera mucho de todo.

Estos niños en la mayoría de las veces no se le pone cuidado del por que está actuando diferente a los demás niños .

Pueden tener problemas ya que sienten que chocan con el medio que los rodea por su modo de actuar , las personas los ven como si estuvieran mal sintiéndose incomprendidos , pueden confundir su actitud como si fuera un problema psiquiátrico volviéndose depresivos o esquizofrénicos., esto debido a que no recibieron oportunamente la atención de sus padres o la atención clínica debida.

Ser niño genio tiene sus ventajas y sus desventajas por que saben más desarrollan más su inteligencia a quien no le gustaría ser así.

Pero se privan de la niñez,a veces se aislan y no juegan, su juego favorito es el interés por alguna disciplina especifica en el caso de Bethoven por la música y se sienten felices por que estánhaciendo lo que les gusta. Se complacen en sentirse como adultos por que mucha gente los ve como niños prodigio y los admiran por su enorme capacidad de su conocimiento .

 

Los niños genio se sienten felices cuando estan desarrollando sus talentos.

Al igual como un niño normal esta jugando y es feliz ya que se distrae, esta en lo que le gusta en su mundo.

Facebook Comments

Website Comments

  1. Maria Guadalupe Huerta Robles
    Responder

    gracias por compartir esta informacion tan explicita, sencilla y completa. y me lleva a pensar el gran compromiso que tienen los padres de ayudar y acompañar acertivamente a estos niños genios

Post a comment