Se denomina estreñimiento a la falta de evacuación intestinal por más de 3 días, esto puede deberse a la falta de fibra en la alimentación,  sin embargo también podemos considerar que un niño es estreñido cuando, a pesar de hacer todos los días, presenta dificultad o dolor al defecar.

El estreñimiento es algo que puede afectar con frecuencia a los niños. Por eso es muy importante que cuando esto suceda tengan claro cuál es la dieta adecuada para el estreñimiento infantil, e incluir una serie de alimentos para regularizar el tránsito intestinal.

Si tu hijo tiene habitualmente estreñimiento es importante que revises su alimentación diaria, incluyendo mayor cantidad de fibra y líquidos. Esta podría ser una selección adecuada de alimentos para evitar el estreñimiento:

  • Lácteos: Se puede reemplazar la leche por yogur, ya que el yogur tiende a regularizar la flora intestinal, podemos añadirle además frutas o cereales.
  • Queso, evitar los quesos maduros. Se pueden utilizar quesos untables o blandos.
  • La carne de ternera, pollo o pescado, se pueden consumir sin inconveniente.
  • Huevo, sin inconveniente.
  • Vegetales, añadir a la dieta verduras crudas o cocidas. Si a tu hijo no le gustan las verduras, mézclalas en distintas preparaciones, tales como purés, croquetas, buñuelos, etc.
  • Frutas, las frutas suelen gustar a los niños, por lo tanto debemos potenciar su consumo consumiéndolas crudas, en puré, al horno, en compotas, en zumos, en licuados, con yogures, postres, etc. Lo importante es que consuma fibra, por lo tanto debes poner a prueba tu imaginación.
  • Frutas secas, como orejones, ciruelas, etc. Son muy útiles a la hora de realizar una compota.
  • Cereales: Elige los integrales, arroz integral, agrega lecitina de soya y/o levadura de cerveza a sopas y otras preparaciones, también avena, salvado, germen de trigo, etc.
  • Legumbres, suelen ser muy útiles y contienen mucha fibra: lentejas, garbanzos, guisantes, etc.
  • Bebidas: Mucha agua, zumos de frutas, licuados varias veces al día… Lo importante es estar muy bien hidratado, para ayudar a fluidificar las heces.
  • Aceite: Incorporar aceite a las preparaciones para ayudar a lubricar el intestino y estimular la vesícula, de esta forma mejorará la motilidad intestinal.

En los lactantes, “se recomienda ponerlos boca arriba con las piernas flexionadas hacia arriba, a la vez que se le masajea la tripa” y, por lo general, hay que evitar los supositorios y cualquier otra medida de estimulación rectal. “Se acostumbrarían a esto y crearían una especie de acto reflejo con el que sólo evacuarían con estímulo”.

Algunas de las causas que producen estreñimiento son:

  • Ingesta insuficiente de alimentos que contienen fibra. Añada más frutas, verduras, leguminosas, cereales y panes integrales a la dieta de sus hijos. Algunas sugerencias a tener en cuenta: haga que la fruta sea el postre habitual y promueva un consumo de 2 a 3 frutas diarias preparadas de diferentes maneras: asadas, mezcladas con yogur, en compota, licuados. Sustituya o alterne el pan blanco, galletitas, pasta común o arroz por sus versiones integrales. Aumente el consumo de leguminosas como lentejas, garbanzos, porotos; además de utilizarlas en guisos también úselas en ensaladas. Intente presentaciones de platos con imaginación y gracia. Es cuestión de saber combinar los alimentos a lo largo del día para que el niño consuma la ración de fibra suficiente sin tener que comer siempre lo mismo.
  • Ingesta insuficiente líquidos. Es importante que el pequeño beba abundantes líquidos, preferentemente agua. Limite las bebidas colas; ofrézcale a su hijo jugos de frutas en vez de refrescos.
  • Desorden en las horas de comer. Muchos niños comen más entre las comidas que a la hora de las mismas. Procure que haga las 4 comidas del día en un horario regular y que no picotee entre horas.
  • Falta de ejercicio. El ejercicio ayuda a mover el alimento digerido a través de los intestinos. Evite que su niño pase horas mirando televisión o con los videojuegos. Intente que juegue más al aire libre e incentívelo a practicar deportes.
  • Problemas emocionales. Muchas veces los padres tienen mucho más interés en que el niño abandone los pañales que el propio niño. Insisten precozmente, y este entrenamiento del baño lo agobia pudiendo llegar a condicionar una actitud de rechazo al acto de defecar. Acontecimientos traumáticos para el chico como pueden ser: inicio del ciclo escolar, pérdida de un familiar o mascota, cambio de vivienda, escuela o ciudad, separación de los padres también pueden provocar estreñimiento.
  • Niños ocupados. Muchas veces los niños ignoran las ganas de evacuar por no interrumpir un juego, por no pedir a su maestra para ir al baño o por no usar un baño público.

Mediante unos correctos hábitos dietéticos es posible corregir el estreñimiento y no tiene por qué ser un suplicio ni para el niño ni para los padres.

Referencia: http://www.estrenimientoocasional.com/ninos.html

Facebook Comments

Post a comment