Es una fiesta comunitaria llena de colorido con cantos de letanías y villancicos, rompimiento de la piñata y toda clase de dulces, ponches y comida.

Estas fiestas recuerdan el peregrinaje de María y José desde su salida de Nazaret hasta Belén donde buscan un lugar donde alojarse para esperar el nacimiento del niño Jesús.

La costumbre de instalar los nacimientos o pesebres, se atribuye a San Francisco de Asís en el siglo XIII, quien en una campiña cercana a la población del Rieti, en Italia, tuvo la inspiración de reproducir en vivo el misterio del nacimiento de Jesús.

A la hora de pedir posada, la tradición nos dice que José y María tuvieron que ir de puerta en puerta pidiendo posada, este hecho podría no ser muy relevante ya que es muy probable que no hayan sido los únicos peregrinos que no encontraban lugar para pasar la noche, pero el caso de José y María es muy especial ya que María se encontraba embarazada y a punto de dar a luz.

Un grupo de gente va caminando de casa en casa cantando:

En el nombre del cielo,

os pido posada…

Los 9 días tradicionales de posadas se hacen en honor a los 9 meses de embarazo que vivió María.     Estas fiestas se realizan todos los días desde el 16 de diciembre hasta la noche del 24.

La piñata se hace con una olla de barro que se cubre con papel de muchos colores y se rellena de dulces y fruta, esta representa al demonio con los colores llamativos para cautive al hombre y seda a la tentación. Las piñatas originales constaban de siete picos que representaban los siete pecados capitales.

Y cuando se rompe la piñata se canta así:

No quiero oro ni quiero plata,

yo lo que quiero es romper la piñata.

A las personas que no pueden acercarse a recoger dulces se les reparten “aguinaldos”, que son bolsitas con dulces, galletas y fruta para que nadie se quede sin los beneficios de la piñata.

Como la última posada es el día 24, es el momento de que antes de la cena se lleve a cabo el nacimiento y ahora si, finalmente el Niño Dios es puesto en el Nacimiento, con las velas encendidas de la Corona de Adviento, con cantos, con alegría.

Las posadas tradicionales tienen ligeras variantes de acuerdo al lugar en donde se celebren y han ido cambiando con el tiempo, sin embargo los aspectos comunes más importantes son el pedir posada con los villancicos tradicionales, el rezar el rosario, el romper la piñata, y claro que nunca pueden faltar los aguinaldos, el ponche, las velas, la fruta, las luces de bengala y en algunas ocasiones la cena y los regalos.

Referencia:

http://es.wikipedia.org/wiki/Las_Posadas

Facebook Comments

Post a comment