El hogar es el factor más decisivo en el desarrollo emocional del niño, la conducta emotiva de los padres se refleja muy de cerca en la de sus hijos, este aspecto debe ser tenido en cuenta por los padres quienes deberán tratar de lograr una madurez emocional adecuada.

Para ello deben darse cuenta y saber cual es el concepto  de madurez emocional, esta graduación de la conducta humana significa el grado hasta el que la persona ha desarrollado sus potencias y experiencias para realizar una vida plena y en donde hay lugar siempre para amar, reír, cantar, para afrontar situaciones personales, para enojarse si es necesario, para reaccionar, para comprender y para querer a todos sus semejantes.

No es este un aspecto que se logra solamente en la edad adulta, sino que debe aparecer en todo momento del desarrollo humano.      La madurez emocional de los padres no significa represión de sus sentimientos y emociones, por el contrario tienen todo el derecho de exteriorizar lo que sienten creando así a su alrededor un alma de humanidad y de ternura con sus hijos.

Los niños al crecer cambian sus manifestaciones, la escuela también ejerce una poderosa influencia en el proceso emocional del niño.     Los fracasos escolares son muy frecuentemente trastornos emocionales no advertidos.

El éxito de una actividad le influye seguridad para vencer la otra, el niño debe capacitarse para la empresa de educarse, así le será muy fácil vencer los adversidades que se le presenten.

El hogar es un gran agente de socialización, aunque los cambios sociales han generado que pase mucha responsabilidad a la escuela.

Es necesario que el hogar no sea visto como un espacio provocador de daños psíquicos, sino que sea integrador de placeres comunes para todos los miembros de una familia que propicie el convivio interpersonal.

Facebook Comments

Post a comment