El niño es un individuo que vive desde que nace en permanente relación con la madre o persona que lo cuida. A medida que crece en la constelación de su vida se van introduciendo más y más individuos.

Entabla relaciones con todos y cada uno de los miembros de la familia, padre, hermanos, hermanas, abuelos, tíos, primos, etc., y esta relación concluye haciéndole conocer la atmósfera de la casa, algo que todos alcanzan a conocer, pero que resulta muy difícil de definir aunque se siente y se advierte en cualquier familia.

El niño ama a su madre y aprende a apreciar sus estados de ánimo, si está feliz se siente mejor amado y también siente ese goce. Si la mamá es infeliz o está transitoriamente perturbada, el niño comprende que su mamá no tiene entrega total hacia él, sino que está absorbida en sus preocupaciones, entonces el niño aunque se siente querido es menos feliz y sufre ese estado irregular.

Los niños dependerán afectivamente de las personas que lo rodean pero muy especialmente de su papá y su mamá que son los puntales de la familia. El niño es muy feliz con el cariño de su mamá, pero mucho más aún con la atención de su papá gozará cuando  sienta la alegría de ser favorito, pero sufrirá y se rebelará cuando vea alguna injusticia cometida a un ser querido.

Los cambios que afectan a la familia como una totalidad, se proyectan al niño, un viaje de uno de sus miembros, una enfermedad y la muerte, son acontecimientos capaces de producir traumatismos. Los afectan sobremanera y si la persona muerta es muy cercana a ellos, por ejemplo uno de los padres, pierden la seguridad y estabilidad emocional.

Las preocupaciones económicas trastornan tanto al niño como a los propios adultos, se sienten afectados por el estado de ánimo de los mayores y se les crea la confusión y la inestabilidad.

Los padres deben tener siempre presente que frente a los niños no deben pretender situaciones secretas. Las enfermedades, las muertes y los problemas económicos, los niños no los comprenden, pero son influidos por la ansiedad de todos los que sufren el problema.

Entonces es necesario hablar con los niños sobre el problema para que sientan aliviados, interpreten lo que está a su alcance y no estén imaginando cosas que no son.

Muchas veces los papás discuten mucho, pero no han pensado separarse, todas estas situaciones afectan la vida de los niños y reaccionan de diferente manera, estas afectaciones se advierten en la vida de relación generalmente en la escuela donde la maestra observa su conducta y la encuentra diferente de los demás.

Otra situación digna de mencionar es le caso del único hijo, cuya situación es un factor que debe mencionarse por la constante atención de que es objeto, porque crece solitario, resulta en consecuencia, muy egocéntrico y tiene dificultades al relacionarse con los otros niños de su edad.

No tienen con quien competir en sus juegos, no crean actitudes ni capacidades para aceptar el fracaso, los padres deben observar su forma de criar al niño para que éste no tenga dificultades de adaptación en la escuela donde también quiera ser “hijo único”, cosa imposible de suceder.

En el contexto de la familia la mayoría de los niños establecen sus primeros vínculos, los cuales proporcionarán las bases de seguridad que necesitan para explorar el mundo que los rodea y para el desarrollo de sus posteriores relaciones interpersonales.

Facebook Comments

Website Comments

Post a comment