Cuando hablamos de la relación del niño o niña y medio hacemos referencia a los distintos ambientes en el que éste se desenvuelve: la familia, el centro escolar, su barrio.

Teniendo en cuenta los elementos que lo forman, las condiciones que inciden sobre ellos y los acontecimientos que en ellos transcurren. Así al hablar de la interacción del niño o niña y su medio, debemos de tener en cuenta:

  • Los espacios donde realizan su actividad: la casa, la calle, el parque, el barrio.
  • Los elementos que forman parte de ellos: personas, animales, plantas, objetos.
  • Las relaciones que se establecen entre los elementos: cooperación, participación, afecto, seguridad.
  • Los acontecimientos que tienen lugar y que inciden directamente sobre ellos: la fiesta, costumbres, el nacimiento de un nuevo hermano, la salud.

Tanto desde el ámbito familiar como desde el ámbito escolar deben establecerse mecanismos que faciliten al niño o niña su interacción con el entorno geográfico, cultural y social en el que se encuentran inmersos.

Con tal motivo proponemos una serie  de actividades que puedan llevarse a cabo dentro del ámbito familiar para facilitar a sus hijos la interacción en el medio de que forman parte:

  1. Observar los animales y plantas del medio natural de que forma parte visitando alguna granja, zoológico, jardín botánico, etc., observar y dialogar sobre características de los animales y plantas presentes.
  2. Fomentar el cuidado por parte del niño o niña de flores o animales en el hogar.
  3. Mostrar al niño o niña álbumes de fotos en donde identifiquen a los distintos miembros de su familia y las relaciones de parentesco que se establecen entre ellos.
  4. Dialogar con los niños y niñas sobre las ocupaciones de cada uno de ellos y los roles que desempeñan en el hogar.
  5. Explicar al niño o niña los distintos elementos de casa y las posibilidades de riesgo de algunos de dichos elementos.
  6. Pasear con ellos en la calle mostrándole cada uno de los elementos que la componen y funciones que realizan: comercios, edificios públicos, medios de transporte, etc.
  7. Enseñarle muy detalladamente dentro de sus posibilidades las normas de educación vial: no bajar de la acera, no correr por la calle, paso de peatones, semáforo, etc.
  8. Fomentar los juegos grupales. Jugar a la identificación de las distintas profesiones y su utilidad para la comunidad.
  9. Participar en las fiestas populares, acercando al niño o niña al conocimiento de las costumbres y folklore de su ciudad o nación.
  10. Acostumbrar al niño o niña al cuidado y orden de sus juguetes, ropas, etc.
  11. Enseñarle y acostumbrarle a los principales hábitos de alimentación e higiene.
  12. Explicarle la importancia de los alimentos para la vida humana y su procedencia.
  13. Iniciarlo en la comprensión de  los días de la semana, meses y estaciones asociándolos con sucesos significativos.
  14. Darle pequeñas responsabilidades en las tareas de la casa.
  15. Ver alguna película o contarle alguna situación en que para hacer las cosas se cuente con la cooperación de todos, compartir materiales, juguetes, etc.

La observación y el tocar las cosas por medio de la experimentación logran que el aprendizaje de los niños sea mejor, apoya a cubrir sus dudas e inquietudes.

¡Diviértanse aprendiendo!

Facebook Comments

Post a comment