Es una afección que implica períodos de estado de ánimo irritable o elevado (manía), alternando con períodos de depresión. Las “fluctuaciones en el estado de ánimo” entre manía y depresión pueden ser muy abruptas.

CAUSAS:

El trastorno bipolar afecta por igual a hombres y mujeres, y generalmente aparece entre los 15 y 25 años. La causa exacta se desconoce, pero se presenta con mayor frecuencia en parientes de personas que padecen dicho trastorno.

Tipos de trastorno bipolar:

  • Las personas con el trastorno bipolar tipo I han tenido al menos un episodio completo de manía con períodos de depresión grave. En el pasado, el trastorno bipolar I se denominaba depresión maníaca.
  • Las personas con trastorno bipolar tipo II nunca han experimentado un episodio maníaco completo y en su lugar presentan períodos de hipomanía (niveles elevados de energía e impulsividad que no son tan extremos como los síntomas de la manía). Dichos períodos hipomaníacos alternan con episodios de depresión grave.
  • Una forma leve de trastorno bipolar llamado ciclotimia implica fluctuaciones en el estado de ánimo menos severas con períodos de hipomanía y depresión leve.

SÍNTOMAS:

  • Agitación o irritación
  • Autoestima elevada (delirios de grandeza, creencias falsas en habilidades especiales)
  • Poca necesidad de sueño
  • Estado de ánimo notoriamente elevado
    • hiperactividad
    • incremento de la energía
    • falta de autocontrol
    • pensamientos apresurados
  • Compromiso exagerado en las actividades
  • Control deficiente del temperamento
  • Comportamientos imprudentes
    • incurrir en excesos de comida, bebida y/o consumo de drogas
    • deterioro de la capacidad de discernimiento
    • promiscuidad sexual
    • hacer gastos exagerados
  • Tendencia a distraerse fácilmente.

TERAPIAS DE APOYO:

Los tratamientos familiares que combinan apoyo y educación acerca del trastorno bipolar (psicoeducación) parecen ayudar a las familias a hacerle frente y reducir las probabilidades de retorno de los síntomas. Los programas que hacen énfasis en los servicios de integración y apoyo de la comunidad pueden ayudar a las personas que carecen de apoyo social y familiar.

Las habilidades importantes abarcan:

  • Hacerle frente a los síntomas que están presentes incluso mientras se estén tomando medicamentos
  • Aprender un estilo de vida saludable, incluyendo el hecho de dormir bien y mantenerse alejado de las drogas psicoactivas
  • Aprender a tomar los medicamentos correctamente y cómo manejar los efectos secundarios
  • Aprender a estar atento a los signos tempranos de una recaída y saber cómo reaccionar cuando estos ocurren

Los miembros de la familia y los cuidadores son muy importantes en el tratamiento del trastorno bipolar. Ellos le pueden ayudar a los pacientes a buscar los servicios de apoyo apropiados y ayudar a verificar que el paciente siga la terapia farmacológica.

Dormir lo suficiente es extremadamente importante en el trastorno bipolar, debido a que una falta de sueño puede desencadenar un episodio maníaco. La psicoterapia puede ser una opción útil durante la fase depresiva. El hecho de vincularse a un grupo de ayuda puede ser de particular utilidad para los pacientes con trastorno bipolar y para sus seres queridos.

  • Un paciente con trastorno bipolar no siempre puede comentarle de manera confiable al médico acerca del estado de la enfermedad. Los pacientes con frecuencia tienen dificultad para reconocer sus propios síntomas maníacos.
  • Las variaciones del estado anímico en el trastorno bipolar no son predecibles, de manera que algunas veces es difícil decir si un paciente está respondiendo al tratamiento o emergiendo de manera natural de una fase bipolar.
  • Las estrategias de tratamiento para los niños y los ancianos no se han estudiado bien ni tampoco se han definido claramente.

El tratamiento de esta enfermedad es un reto y los pacientes, amigos y familiares deben ser conscientes de los riesgos que supone descuidar el tratamiento del trastorno bipolar.

Firma!!

Facebook Comments

Post a comment