Es una actividad comunitaria que se desarrolla junto a la producción de la Huerta que constituye una gran posibilidad para reafirmar la Unidad Familiar.

Es una alternativa para una alimentación saludable, evitando procesos químicos a los que se someten los alimentos en la actualidad.

Los productos de una Huerta orgánica familiar son fuentes naturales de vitaminas y sales minerales, su consumo diario es de gran importancia para el desarrollo corporal y salud. Además la inversión en la huerta es mínima, con ella se abaratan los gastos en comida y se aprovecha al máximo los gastos familiares.

Una huerta es necesaria:

Porque las verduras son alimentos protectores, que nos ayudan a sentirnos fuertes.

Porque las verduras son alimentos que convienen tanto a los chicos como a los grandes.

Porque nos permite tener en nuestras casas muchas verduras para preparar comidas ricas  diferentes.

Porque tener verduras en nuestra casa se ahorra dinero que habría que gastar en comprarlas.

Porque cuidar las huertas para tener verduras, lleva sólo un poco de tiempo cada día.

Porque se aprenderá, con trabajo y esfuerzo, que la tierra nos da lo necesario para vivir. 

Desde siempre y en todas las culturas las hortalizas caseras y las pequeñas áreas cultivadas cerca de la vivienda, intensamente trabajadas, han funcionado como un respaldo importante en la alimentación de la gente.

¿Qué logramos con las huertas comunitarias?

Darnos cuenta que trabajando juntos logramos lo que queremos y la tarea se hace más fácil.

Ayudarnos a sobrellevar el mal momento socio económico por el cual atraviesa la comunidad vecinal.

Aprender todas las técnicas necesarias para realizar una huerta y de ésta forma poder transformar la Huerta Comunitaria en una Huerta Familiar.

Con la creación de los “Huertos Familiares” se generarán vegetales orgánicos, es comida limpia, sin uso de ningún tipo de proceso químico, no contamina el ambiente con los pesticidas y le da a las familias una dieta balanceada en vegetales a los que tienen poco acceso, por los costos que representa adquirirlos.

Es un buen pretexto para realizar una actividad en familia, es algo productivo donde inculcaremos comer sanamente y día a día verán el proceso y desarrollo de los alimentos, aprendiendo al cuidado y las propiedades de cada uno de ellos.

La implementacion de los huertos familiares es una buena alternativa sobre todo para todas aquellas comunidades donde no cuentan con recursos suficientes para solventar los gastos de la canasta básica, pienso que si las personas  nos pusieramos a rescatar las costumbres de nuestros antepasados y emplear los métodos naturales en la fertilización de los cultivos haríamos una buena inversión en nuestra tierra al no contaminarla más con fertilizantes que agotan sus propiedades naturales, además en contribuir a conservar más tiempo los recursos con los que aún contamos.

Consultar en Internet como realizarlas y lo que se necesita esta muy claro, paso a paso y dependiendo del lugar en el que lo vayas a realizar, en casa o algún terreno designado, es más fácil de lo que se piensa, animáte y haz algo bueno por tu familia.

Firma!!

Facebook Comments

Post a comment