Son Puntos Básicos que como Padres debemos  recordar siempre para lograr y mantener relaciones plenas y exitosas con nuestros hijos.


  • Brindarles Afecto: Nosotros somos su primera y más importante escuela de amor. Edificamos su plataforma emocional y les mostramos el valor de una abrazo y caricia.
  • Brindemos calidad de nuestro tiempo: Hacernos presentes, elogiarlos, prestarles atención y saber escucharlos que es lo más importante.
  • Debemos ser un ejemplo: Siempre debe haber coherencia entre lo que predicas y lo que haces. Te sorprenderás con la gran memoria que tienen, sea la edad que tengan tus hijos, bien se dice: “Las palabras conmueven, pero el ejemplo arrastra”.
  • Dar palabras de felicitación: Cuando realice sus deberes, ya sean de la escuela o en el hogar. Se paciente pues tu intolerancia al respecto hace la incapacidad del pequeño.
  • Límites y Autoridad bien enfocada: Traza líneas claras entre lo que pueden y no pueden hacer, sin dejar de ser constantes y firmes en nuestras decisiones; sino provocaremos confusión en ellos y se les dificultara entender dichas normas.
  • Toma en cuenta su edad y madurez: Los niños de corta edad actúan intentando responder a las expectativas de sus padres, no por miedo al castigo. Aprenden mejor con premios y alabanzas que con amenazas que a veces no entienden. Aplica más la “seducción” que la “imposición” y notarás que funciona mejor y a cualquier edad.
  • Enséñales a vivir con la ansiedad de la existencia: Explícales que vivir la vida puede imponer dificultades en algunas oportunidades, pero que ellos mismos cuentan con los recursos necesarios para afrontarlas y superarlas adecuadamente. Si no lo hacemos, fomentaremos su intolerancia y frustración.
  • Identifica sus dificultades de maduración: Puede ser un niño normal con ritmo lento o un niño inmaduro. Los primeros pueden presentar dificultades en el área del lenguaje, es muy importante tener paciencia, no lo agobies y dale confianza. La segunda opción son los inmaduros que se manifiestan con un bajo rendimiento en todas las áreas y una dependencia constante de los padres.
  • Ayúdales a comprender a otras personas: El enseñarles a conocer, comprender y compartir con otros, fomentará sus habilidades y les permitirá tener más y mejores amigos. Explícales que cada persona es diferente que tiene sus propios intereses, no por ello son malos o buenos, hazle notar simplemente son distintos y que precisamente en esa diversidad ideológica y de personalidad esta el gusto y la riqueza de las relaciones humanas.
  • Dales la oportunidad de hablar con Dios o de decidir si quieren hacerlo: Tener una base espiritual, puede ayudar a los niños a sobrellevar crisis, resistir a la presión y evitar influencias negativas como drogas y alcohol. Una relación con el Divino, aunque usted define el término, es el “elemento más protector de los niños”.

Facebook Comments

Post a comment